domingo, 21 de junio de 2009

CUENTOS DE LOS SERES MUERTOS

Alyson Harris







CUENTOS DE LOS SERES MUERTOS


Del mismo día en que Darío quiso reencontrar a Fulvia arrancan todos aquellos recuerdos sobrenaturales.

Al verla, sin anunciarle su llegada, hizo cimbrear las hojas, llenándolas de presagios. Ella, aún estando muerta, sintió un leve escalofrío y un exquisito cosquilleo en la lengua.



Léon Bonnat


Darío avanzó por el cementerio. Encontró 140 cadáveres y cada uno de ellos moría de más muerte que toda la muerte de todos los muertos anteriores. Darío quiso encontrar la salida y pensó en llegar a Fulvia por otros medios, quizá inspirándose únicamente en las corrientes de corazón. Pero cada vez que intentaba llegar a la puerta, la tierra se removía y salía otro muerto cada vez muerto de más muerte.



Philip Ayers


Darío quería romper las manos de los muertos que le agarraban de los tobillos y corría encima de sus cabezas, mientras Fulvia le enviaba sus pensamientos, que escapaban hasta Darío reflejándose en su espejito de plata, templada atmósfera de recuerdos.

Y cada vez que él lograba reflejar su imagen en el espejo, se levantaba otro muerto y le golpeaba hasta el lado opuesto, donde la muerte es más muerte que todas las muertes anteriores.



Thomas Cole



Pero como Fulvia estaba más muerta que todos los muertos del mundo, empezó a gimotear angustiada pidiendo a gritos un poco de agua. Así apareció su imagen, que llegó a Darío en forma de vuelo ancestral. Y Darío escalaba hasta el mejor de los mundos transportado por la melodía violeta fascinante.



Schiele, Pregnant woman death


Entonces los muertos más muertos de todos los muertos, le arrancaban de los muros hasta hacerle caer por tierra, después le clavaban las uñas hasta adueñarse de su corazón y lo tiraban contra las lápidas sin piedad.

El corazón se desangró, empezó a brotar sangre, sangre roja más roja que todas las sangres del mundo.

Entonces la imagen de Fulvia se hacía más transparente y más blanca, translúcida claridad. Los muertos se ahogaban, mientras la imagen blanca de Fulvia muerta se cimbreaba voluptuosa bajo un aire perfumado.

Así, los muertos más muertos se enfurecieron, se arrancaban los miembros y brotaba más sangre, la sangre roja más roja de todas las sangres del mundo.



Van Ruisdal Jewish Cemetery (1655)



Darío continuó arrancando sus miembros pues ya no podía encontrar su corazón, y vio que sus miembros estaban más rotos que todos los miembros rotos del mundo. Desmembró su cerebro y su imagen se cimbreó fantástica en el lecho pálido de Fulvia a través del espejo, luz sofocante.

En realidad, sus recuerdos están ya muy desvanecidos, más desvanecidos que todos los recuerdos desvanecidos del mundo.

Firmado, Elena Pascual



Cristobal Toral


17 comentarios:

helena dijo...

Es como en esos sueños en los que nunca alcanzas lo que deseas por mucho que corras.
Una historia sobrecogedora escrita con maestría: eres genial, Elena. Un beso.

sedemiuqse dijo...

genial....desvanecidos....
besos y amor
je

CLsT dijo...

Ayyy como me ha gustaaaadoo, con lo tenebrosita que soy yo, estos son los cuentos que me gustan jajaja. Que genia, eres una genia Elena :)

Muy bien ese uso de la aliteracion. Un besazo. Que Hermes te acompañe siempre *

Mayte dijo...

Mira que a mi los cuentos asi me ponen la piel erizada, pero o haces tan bien, llevas las palabras a un punto tan fino que es imposible parar de leer. Lo he disfrutado muchísimo Elena de verdad.

Un abrazo y biko para este inicio de semana :D

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo malo de estos relatos es que son muy verdad...

Isabel Romana dijo...

Un relato angustioso y asfixiante, muy conseguido en las reiteraciones, en el ambiente, en esos muertos más muertos que nadie y, sin embargo, tan vivos. No dejas de sorprenderme, querida elena. Un abrazo muy fuerte.

carmensabes dijo...

Impresionante cuento de amor, que en clave gótica nos recreas perfectamente.

No creo que a Darío se le puedan desvanecer jamás los recuerdos de Fulvia, ni a nadie!

Me gustó mucho querida!

María de los Ángeles dijo...

Guauuu...fuerte, intenso, genial!
Abrazos!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena Pascual, Ἑλένη,

Impresionante y escalofriante ese texto que nos presentas de los muertos, cuando Darío, buscando a su Fulvia, que “estaba más muerta que todos los muertos del mundo”, vio “que sus miembros estaban más rotos que todos los miembros rotos del mundo”.

Es estremecedora esa secuencia de muertos vivientes, de sombras que deambulan como espectros de almas que se fueron, o de pensamientos que permanecen en la memoria y en el deseo.

Me daba la impresión de que estaba viendo a las Furias, esas Coéforas de Esquilo, que persiguen a Orestes, enloqueciéndolo, tras haber vengado el asesinato de su padre Agemenón por parte de su madre Clitemnestra y su amante Egisto, asesinando él mismo a su propia madre.

Parecen los espectros y las sombras que circulan por el Infierno de Virgilio en el libro sexto de la Eneida, cuando Eneas y la Sibila se introducen en él.

Realmente es un texto que no es adecuado para la gente que tenga pesadillas. Todo el texto es una pesadilla. Todo es muerte viviente, o vida que se resiste a la muerte.

De cualquier forma que lo mires, es un texto muy logrado y digno de una excelente escritora como eres tú.

Esos muertos que describes con tanta maestría impresionan de verdad.

Un beso tan grande como todos los besos del mundo, y un abrazo tan fuerte como todos los abrazos del mundo es lo que te envío en esta noche mágica de San Juan.

Antonio

TriniReina dijo...

Elena, te felicito por este cuento que me ha atrapado desde la priemra palabra a la última. Que imaginación.
Magnifico

Abrazos

Hammelinn dijo...

Es un placer leerte !!!


perdón por no venir antes x acá tu pequeño paraiso !!!
gracias por comentar mis publicaciones amiga!!!
me encantó el cuento!!!!!!!!!
un abrazo grande


NO SÉ DE QUÉ VISLUMBRES DE OTRA VIDA LLEGASTE:

No sé de qué vislumbres de otra vida llegaste,
cuando, arcana, a la noche de mi fervor viniste.
Eras de otra costumbre más delicada y triste
y al sólo adivinarte mi vuelo levantaste.

Traías un enigma transmusical, y entraste
mística, con la flor que al solitario abriste.
y sin la voz, con sólo los ojos me dijiste
el sueño del ensueño que en mi pecho adoraste.

Hoy ni sé como fuese aquel modo divino
que en mi callado anhelo de amor, hendió el camino
donde jamás me supe y donde más me ignoro.

Sé que estás. Te contemplo, estrella de mi abismo.
y cuanto más me asombran las brumas de mí mismo
en más profundidades recónditas te adoro.

CARLOS SABAT ERCASTY
( Uruguay, 1887 - 1982 )

BESOS

MUAKKKKKKKK

▒▒▒▒▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
█▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
█▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████

Pau dijo...

Parece una maniquí la primera, con una bolsa de plástico en la cabeza! ¡Me gusta!

Loli Martinez dijo...

¡¡Todavia estoy temblando !!,angustiosa desesperante y al mismo tiempo intrigada.Te felicito por las acertadas obras que acompañan el relato.
Un besazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga del alma, Elena, Ἑλένη

Recibido tu comentario a los epigramas de Marcial, me ha parecido tan lleno de frondosidad, de riqueza, de exuberancia, de bien escribir y atinadas palabras, que no se me ha ocurrido otra cosa que colocarlo, como ya viene siendo costumbre, como corolario poético a los dos epigramas.

Es que, cuando te pones a escribir, la inspiración y las palabras acertadas te salen por todas partes.

Estoy seguro de que no existe en nuestro entorno ninguna profesora tan buena y tan eficiente como tú.

Es todo un placer para mí compartir tu amistad y tus pensamientos.

Un enorme abrazo, querida Elena, Ἑλένη

Antonio

Carla Tormenta dijo...

Más impresionante que cualquier relato impresionante de todos los tiempos!

Bss Profe!

Mayte dijo...

Feliz fin de semana mi querida Elena...desde casi ya el mar...

Un abrazo y bikiños mil.

Lozzano dijo...

Disfruto con tu blog. Me gustó mucho tu fantasmagórico relato y su fantástica ambientación de imágenes.
Gracias por tus amables comentarios.
Saludos.