martes, 3 de noviembre de 2009

FRANCISCO AYALA: SE FUE EL GIGANTE








FRANCISCO AYALA: SE FUE EL GIGANTE








Fragmento de El jardín de las delicias:



  • He visitado hoy el museo oriental de esta University of Chicago que voy a dejar, quizá para siempre, dentro de tres semanas...
  • Me detengo frente a la momia desnuda de una mujer.
  • Una ternura muy honda me inunda, una absurda ternura.
  • Veintisiete siglos hace vivió esta mujer, y yo ahora siento ante su cuerpo una emoción, una pena, como si me encontrara de pronto en presencia de alguien que acaba de morirse en plena juventud.
  • No es reverencia lo que siento, no es respeto arqueológico, ni temor, ni nada por el estilo: es una ternura insensata que casi me lleva al borde de las lágrimas. ( Hablar de un misterioso reecuentro a través de los tiempos sonaría a literatura, bién lo sé. Basta, pues).
  • Antes de retirarme, todavía echo una mirada última a la cabeza perfecta, al delgadísimo cuello.


Dino Valls




  • Carmensabes aludía a la necesidad de rendirle un sentido homenaje en vida.


  • HOY LE BRINDO MI HOMENAJE, DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MI CORAZÓN, AL ESCRITOR Y A LA PERSONA.

  • MIS LÁGRIMAS PARA EL AMADO Y GIGANTE MAESTRO.



Ambera Wellmann






----------------------------------------

Video de Francisco Ayala entrañable:








-----------------------------

44 comentarios:

REBELDE dijo...

Não sei muito dele mas sei que foi um dos maiores intelectuais do sec xx e que foi importante na construção do Pais quando voltou do exílio em 1975 após a morte de franco Beijos.

elena clásica dijo...

Gracias Rebelde, bienvenido a este homenaje.
Beijos

carmensabes dijo...

Siento tristeza grande porque nos deja nuestro queridísimo Maestro.

Único, con talento hasta el más allá y con unos escritos hermosos e imperecederos que nos alimentarán siempre el espíritu.

Abrazos intensos.

elena clásica dijo...

Gracias por sumarte con tu vela mágica a este homenaje, que tan tuyo es. Gracias una vez más por el magnífico homenaje que le dedicaste al Maestro el 16 de marzo pasado, aún en vida.
Ahora este homenaje, por desgracia, está presidido por un crespón negro.
En palabras de Miguel Hernández:
"No hay extensión más grande que mi herida".
Tienes razón, sus escritos nos alimentarán siempre el espíritu.
Un abrazo para ti, Carmensabes, pues sé que también lo amas.

Carla Tormenta dijo...

Me sumo a este sentido homenaje al gran escritor Francisco Ayala, me quedaré con sus palabras escritas tan certeramente.

Siempre tendrá un lugar muy grande en mi corazón.

Gracias Elena, te dejo una frase llena de sabiduría del propio Ayala:

"El verdadero ejercicio intelectual no consiste en seguir modas, sino en encararse con las dificultades de la propia época."



----------------------------------

Mayte dijo...

Nunca muere a quien supo traspasar emociones y contagiarnos con un toque de belleza el alma. El lo hizo.

Bikiños niña.

Marina dijo...

103 lágrimas, un suspiro y una sonrisa... para él y para nosotros que nos quedamos con su esencia de vida.

Un abrazo para tí, Elena.

Dilman dijo...

Mi homenaje al artista que se consumió en pos de una obra que se dispersó en tantos espíritus donde reverdecerá para seguir exaltando la vida.
Mis saludos Elena Clásica!!!

TriniReina dijo...

Me uno a ti, a ustedes, en este homenaje a Ayala. Sí, deberían de haberle hecho algo en vida, pero aquí casi siempre se espera a la muerte para esas cosas...

Descanse en paz.

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La obra cumplida. Pero qué pena da despedir a los grandes.
Leámosle.

Soledad Sánchez M. dijo...

Elena, me uno a tu homenaje y también al de Carmensabes.
Se queda uno un poco huérfano cada vez que muere un genio de la palabra.

Un beso.

Soledad.

elena clásica dijo...

Gracias Carla Tormenta: que preciosa frase nos dejas, una auténtica maravilla de nuestro querido autor, que valentía en saber encarar las dificultades.
Gracias por sumarte al homenaje con tu vela.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Sí, Mayte tienes razón: nos quedan esos escritos que tanto han traspasado nuestra alma y seguirán haciéndolo, como dice Pedro Ojeda, seguir leyéndolo es el mejor homenaje que nos resta.
Muchas gracias, mi buena amiga por sumarte con tu vela a este homenaje.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querida Marina:
ahí nos queda como, como dices, qué bonito: su esencia de vida.
Nos seguirán sacudiendo sus palabras.
Gracias por venir con tu vela a este homenaje.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querido Dilman:
Qué preciosas palabras las tuyas, sí, creo que tienes razón, seguirá en esa tarea suya incomensurable de exaltar la vida.
Muchas gracias por tu visita y tu vela mágica en este homenaje.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querida Trini:
Qué razón tienes. Pero los que le amamos lo seguiremos siempre leyendo y estremeciéndonos con su sabiduría y profundidad.
Gracias por sumarte al homenaje con tu vela luminosa.
Un besazo.

elena clásica dijo...

Querido Pedro:

Sí, no estamos exentos de este estremecimiento,
Nuestro mejor homenaje es seguir leyéndolo.
Gracias por sumarte con tu vela sabia a nuestro homenaje.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querida Soledad:

Así es, cuánto se nota la terrible ausencia de nuestros más amados escritores.
Gracias por venir con tu vela poética a nuestro homenaje.
Un abrazo.

Lozzano dijo...

Se fue el último de los hombres buenos de la prodigiosa Generación del 27. Una gran pérdida para los que amamos la cultura y el arte. Nos queda la obra y el ejemplo de su larguísima vida.

helena dijo...

Mis condolencias para todos, pues hemos quedado huérfanos de la sabiduría, de la palabra. de la poesía...

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigas Soledad Sánchez, Elena Pascual, y Carmen Pascual,

Aprovecho la oportunidad para felicitaros por vuestros homenajes a Don Francisco Ayala y haceros sabedoras de que me uno a ellos, para lo que he utilizado ideas, palabras, e imágenes vuestras. Ahí va mi agradecimiento a las tres, y también mi solidaridad en la condolencia.

Antonio Martín Ortiz

elena clásica dijo...

Querido Lozzano:
Así es, nos quedaba el insigne narrador de la Generación del 27, de la magia y la originalidad. La pena es inmensa.
Sus obras brillan en un universo iluminado, tanto como su alma en el retrato que has creado.
Gracias por acudir con tu vela pintora y hechicera.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querida Helena:

Mucha tristeza en todos nosotros. La magia sí y la ternura personificadas, la sabiduría del Genio...
Sus hermosas palabras relucen y relucen.
Gracias, querida, por apartar tu talento y comprensión desde el arte profundo.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querido Antonio:

El dolor es mucho, el alma conmovida no puede dejar de palpitar temblorosa, pues grande era su espíritu y su expresión artística.

Muchas gracias, querido Antonio por traer tu vela de amante del arte, de sabiduría, del respeto más hondo al amado escritor.
Sus palabras vivirán con nosotros, materializándose desde el mundo de las Ideas, que ya tiene un nombre nuevo.

Un abrazo.

PROSERPINA dijo...

Siempre apena la pérdida de un genio sea escrtor, músico, pintor... pero hay que mirar en positivo, nos queda su obra para seguir deleitándonos.

Cuando has leido su obra, la vives y sientes como algo tuyo, por eso vive, porque su obra es vida.

Un saludo Proserpina

elena clásica dijo...

Querida Proserpina:
si el dolor, es intenso. Pero tus palabras son maravillosas, tantos personajes imborrables para siempre dentro de nosotros, pasajes tan deliciosos.
Gracias por traer tu dulce vela a nuestro homenaje.
Un abrazo.

JUAN ANTONIO dijo...

ECHO UNA MIRADA ULTIMA AL DELGADISIMO CUELLO, ¿SERIA BESADO CON EMOCION? ¿CON SAGRADO FERVOR? ¿COMO SE QUIERE A DIOS EN SU ALTAR?
KISSITO

PRECIOSO EL JARDIN, AUNQUE SIEMPRE RESULTE SALVAJE

elena clásica dijo...

Querido Juan Antonio:
Como te has dejado llevar de los sentimientos del Maestro para adentrarte tú también en la belleza de la mujer que había vivido veintisiete siglos atrás. ¿Cómo la besarían? ¿cómo la querrían? Precioso verso de Bécquer el que asomo.
Qué bonita es tu reflexión en este homenaje.
Gracias por sumarte a él con tu vela poética y soñadora.
Un abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena,

Veo, por los comentarios aparecidos aquí, que, si bien Don Francisco Ayala era, y es, un Gigante Maestro, tú eres Grande y muy Grande. En efecto, su muerte, que todos lamentamos, te ha dolido especialmente a ti. Eso lo demuestra el ir y venir de comentarios que hay aquí mismo estos días.

Quiero yo ahora recordarte el verso que Horacio (Carmina, I, III, 8) le dedicó a Virgilio:

Animae dimidium meae
La mitad de mi alma


Igualmente es, y era, Don Francisco para todos y para todas, pero especialmente para ti, querida Elena, la mitad de nuestra alma.

Un beso en reconocimiento de tu grandeza y generosidad,

Antonio

elena clásica dijo...

Querido Antonio:

Cuánto agradezco la llegada de los clásicos en este momento de tristeza. Amo profundamente la valentía inspiradora y constante de Ayala: el escritor y la persona. Su narrativa me parece un viaje al mundo donde sus personajes de ficción toman una vida real y sus pasajes de ternura saben transportar a una gran dulzura.

Ese verso intensísimo y arrebatado me conmueve profundamente, el que Horacio le dedicó a Virgilio:
"la mitad de mi alma".
Pues, sí, este gran hombre y excelso escritor es la mitad de mi alma, como tan intuitiva y profundamente has sabido captar, mi querido amigo.

Gracias por traer de tu mano y con su vela poética y encendida a través de los siglos, a Horacio y a Virgilio, para ayudar a Don Francisco, a navegar en esa temida barca.

Ya está con los suyos, ya se han reunidos los Gigantes.

Un abrazo, mi querido Antonio, y muchas gracias por tus palabras y tu encanto.

Loli Martinez dijo...

Gracias a ti por tan delicado y merecido homenaje.Sentimos mucha tristeza cuando el mundo del arte pierde uno de sus eslabones pero al mismo tiempo debemos de dar gracias por el gran trabajo que nos dejo ....El no está pero su obra se seguirá sintiendo .
Un beso querida amiga .

elena clásica dijo...

Querida Loli:

Muchas gracias por este precioso mensaje, así es: nos queda su trabajo y es un trabajo ingente lleno de valentía y ternura, qué gran narrador.
Muchas gracias por traer a este homenaje tu vela pictórica y sensible.
Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

He tenido, al leer de su emoción ante una momia egipcia, un sentimiento parecido. Quiero decir, una ternura infinita. Y es que quizá el maestro ante la momia, y nosotros ante las palabras del maestro, creemos hayarnos ante lo que de esencial queda de un ser humano. Un cuerpo o unas palabras nos recuerdan que alguien "ha sido" y esa - la del ser - es una experiencia compartida por todos los humanos. Me sumo a este hermoso homenaje, querida amiga.

En cuanto a la reina Dido, puedo decir que ya ha llegado a las librerías. Ahora le queda someterse al juicio de los lectores aunque no ella, claro, porque su figura es de un valor indiscutible, sino la forma en que su vida ha sido reflejada en este libro. Gracias por ponerla en tu página, es una ayuda inestimable. Un abrazo muy fuerte.

Isabel Romana dijo...

Elena, acabo de leer tu comentario en mi blog, diciendo que ya tienes el libro... ¡qué emoción para mí! Me hace feliz saber que está en manos que lo han cogido con cariño y lo van a leer con más cariño aún. Este es un domingo muy feliz.
Abrazos.

Albino dijo...

Yo tambien le dedique un post a Ayala. Todo lo que hagamos por recordarlo es muy positivo.
Me alegra la coincidencia.
Un beso

Hammelinn dijo...

También me sumo a este homenaje al gran escritor Francisco Ayala.

y dejo un gran abrazo para ti ELENA !!!!

TE DEJO UN POEMA...



En el vuelo Absoluto:

Más allá de la luz y los diáfanos ojos,
más allá del paisaje efímero y cambiante,
más allá de las noches curvadas de tinieblas
y de las ruedas lúcidas y ciegas de los astros,

más allá de mí mismo, de mi abismada carne,
de mis hondas memorias, de mis vastos afanes,
del silencio recóndito y la tensa palabra.
de todo pensamiento enraizado en la frente,

más allá está el misterio sublime y sobrehumano,
la ultranoche que roza la luz del infinito,
la desnudez del alma en su inmortal esencia.

Y hay un amor profundo en soledad divina,
la armonía insondable, la identidad suprema,
y el inefable vuelo del alma por los éxtasis!

CARLOS SABAT ERCASTY (Uruguay, 1887 - 1982)

Isabel Romana dijo...

¿Sabes que estoy nerviosilla de saber que ya has empezado a leer Dido..? Ninguna de mis amistades lo ha terminado todavía, y claro, aún no tengo sus opiniones. De los partícipes en su día no digo nada, porque lo pasamos en grande, pero ahora, en libro, no sé, me impone bastante.
Gracias por tus cariñosas palabras, Elena, siempre me llenan de alegría y de optimismo. Besos.

Jesus Dominguez dijo...

Permítaseme unirme a este precioso homenaje.

Un abrazo, maestro

Jesús DOmínguez

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena, Φίλη Ἐλένη, Querida Elena,

Acabo de recibir tu comentario, que es, hay que decirlo, una exposición magistral sobre ese otro Gigante, que es Tales de Mileto, exposición que tú haces todavía más atractiva con tu riqueza de vocabulario y tu forma de expresarte, que tiene tintes épicos -me ha emocionado, entre otras cosas, ver calificadas de aladas las palabras, cosa que Honmero repite constantemente-. Y es que ya no sé, o sí lo sé, si este espacio es el tuyo o el mío, porque tus colaboraciones desbordan todas las expectativas: tú eres genial y generosa como nadie. A veces, es decir siempre, tengo la sensación de que dedicas más tiempo y esfuerzo a resaltar lo que de meritorio haya en los demás -en mi caso, no es que sea mucho-, que en ti misma. Siempre es una gozada leer lo que tú escribes y comprobar la ilusión y emoción que pones siempre. ¿Qué más quieres que te diga? Un Gigante fue Homero, otro Gigante fue Tales, como también lo fue, y lo sigue siendo a pesar de todo lo sucedido, nuestro querido Don Francisco Ayala. Pues también tú, querida Elena, Φίλη Ἐλένη, tú eres también una Gigante, cuando te pones a ser tú misma, que es siempre que haces algo por los demás. Me faltan palabras y recursos para mostrarte el agradecimiento hacia ti de que soy poseedor y la admiración que siento por tu persona en su integridad.

Si te das un paseo por mi espacio, podrás comprobar que, como no podía ser de otra forma, tu texto está ya en el lugar de honor que le corresponde.

Un beso y un abrazo Gigantes y emocionados de tu admirador incondicional, Querida Elena, Φίλη Ἐλένη,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

En honor al rigor, me corrijo a mí mismo, por un lapsus en mi comentario anterior.

Donde dije:

Honmero,

es evidente que quise decir:

Homero

Antonio

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me ha encatado descubrir tu blog, un placer pasar por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena, Φίλη Ἐλένη,

Entro por tu ventana y me introduzco en tu espacio para recrearme un rato. Muy grata es la sensación de verme tratado de Maestro al son de Para Elisa de Beethoven, y precisamente por ti. Mi agradecimiento no está en contradicción con la observación de que también soy consciente de que no merezco tal honor, pero, bueno, a nadie le amarga un dulce, que dijo el sabio Refranero.

Muchas gracias por tu generosidad y un beso, querida Elena, Φίλη Ἐλένη,

Antonio

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

gigante le queda chico, que lastima que no podamos seguir disfrutandolo vivo, creo que tendriamos que aprender a honrarlos mientras viven, disfrutarlos, leerlos, compartirlos pues cada vez quedan menos genios de las letras...

Mariluz Arregui dijo...

Elena,

el tiempo es limitado, pero buscaré más en el mío...para seguirte desde ahora mismo !.

Felicidades por tu magnífico blog,
y mil gracias por compartir.

Un fuerte abrazo