domingo, 8 de mayo de 2011

JURO QUE TE AMÉ

Dedicado a Natalí Tárraco, que pidió luces.


Peter Van Oostzanen


Juro que te amé.

Juro que entendí a Dios,

no a Dios padre,

a dios mar, a dios pez.

Juro que el sol penetró

en las rocas.

Yo, yo vi la luna

caer de un árbol

mientras la tierra gritaba

ante el impacto.

¡Yo lo vi!




Angel Peychinov


Estambres descosidos

de placer

en mis pistilos.


Tenías la frente azul

y tez de estrella.



James W. Johnson



Juro que amé

tu pelo

mineral de tierra.

Entré en tu boca

camino de tu alma

y llegué allí.

Bajaban flores por

tus venas

y yo las besé,

lo juro.



Angel Peychinov


Y después de

tu carne,

fui rayo,

viento,

nubes.



Bijan (Sara Moon)



...

18 comentarios:

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Querida amiga Elena, un sentido grito surgudo desde el placer y el amor.

Una sentida declaración de libertad y sentimientos encontrados tan potente como la que cantan los esclavos, el "Va pensiero" de Nabucco.

Un placer leerte y oír tu selección musical.

Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

"Bajaban flores por tus venas
y yo las besé, lo juro". !Cuanta belleza! creo, a ciegas, en ese juramento. Luces y sombras somos penumbras inquietantes, dolidas, vivas, hermosas en un contraluz.

Dulcísima Elena, cuesta parir unas letras, muchas o pocas es como abrirte de adentro, y duele, pero...
AMIGA DEL ALMA, compañera, me regalas esta luz en palabras jurando, TE QUISE, mucho es, siiii.
Queda el poso de los labios en un ángulo, un resquício de deseo sublime en la carne, la huella del placer !salve!

JURO que te amé: vale la pena la vida jurando ese amor, no en falso.
Por una caricia verdarera, la vida.

Mañana me despertaré con ese regusto en el paladar, en la carne, y aunque se marchó, quedó, siempre.
Valió la pena su nectar fugitivo.

Me dedicas la entrada, pedía LUCES, dices, me ofreces delicadas penumbras, y me siento culpable feliz, sin pecado ni culpa. SALVE !cuanta alegría en los poros!

Resulta sublime esta palabra tuya ofrecida al sensual gusto, tacto, por más que se evapore, ya que nada dura siempre. Pero lo que dura poco, por sutil, permanece, indeleble.

!Oh! Elena, casi lloro y no soy propensa, me conoces, al leer esta entrada. Te sale del alma la ternura y el deseo, brizna positiva en la memoria.

Elena, si le das el vuelco también funciona, bálsamo baño de leche, una maravilla.

Elena, tus comentarios a mis escritos, son profundos, sensibles, intensos, son el alimento para poner más letras. Los lees y es como si yo estuviera escribiendo, por más que dos no escriben exacto, por suerte.

Sigue por este camino de espinas romas, limadas, de sentimientos encontrados, a medio sendero entre el dolor, el placer y la duda. Así lo entiendo.

Acabo de subir el cap. 5 de "Las lágrimas..." He estado muy atrancada con la documentación, luchando para que no resulte un impedimento ante la lectura, la corrompa o la haga pedante,la intención que pongo en las letras no es esa.
Elena mía, te añoro ¿Te vienes a Cariño? Con mucho, muchooo cariño, añado un beso.

Aristos Veyrud dijo...

Como cité en el comentario de Antonio..."El amor el más hermoso de los dioses" Mis respetos señora enamorada , o a la enamorada que fuisteis...Nos regalas a los a los amantes en éxtasis una rosa fresca, sana y cantarina, una rosa pura nacida de las ebrias vibraciones de la inocencia y de la belleza.
Un beso puro a ti y a tu amante...

PACO HIDALGO dijo...

El poema describe el amor que encuentra plenitud, además de la totalidad. El placer puede ser escándalo y un grito placentero es lo más sagrado que hay. Saludos afectuosos.

Nusa dijo...

A veces me pregunto por qué en español no se estudian (o estudiaban) como tiempos verbales el presente continuo o el pasado simple. Y por qué en español se le llama pretérito indefinido... ¿Indefinido? ¿No es más simple simple y punto? Eso de no definir no me gusta nada...
¡Cosas de la Lengua!

Elena, gracias por estos verbos en pasado, muaksss

Isabel Romana dijo...

Yo te creo, elena, porque te he visto nadar en las flores de la sangre y porque aquella luna casi me cayó en la cabeza y porque te he visto volar, hace apenas un instante.
Un abrazo inmenso, si puedo cogerte en vuelo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Luces te pidió y luces le has dado. Qué maravilla. Besos.

Juan Antonio dijo...

Y así, parte y todo del cosmos, sentimiento, pasión, conciencia, luz, rayo, aroma, sombra, todo, nada...

Besos, Elena.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Venia a felicitarte por tu comentario en el blog de Isabel; la verdad es que esta vez el libro deberian publicarselo junto con los mejores comentarios y los tuyos estarian siempre entre estos; y me encuentro con bellas imagenes y mas bellas palabras.
Un espacio para el deleite.

Rocío dijo...

Elena, has dado en el clavo. La cuestión es: vivvir y morir descuartizado, deshecho y olvidado, o vivir y morir de una pieza, íntegro, que es lo mas difícil.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Elena, Querida Elena, Elena Clásica,

He tardado algunos días en percatarme de tu nuevo poema, y lo he descubierto hoy. Es éste el motivo de mi tardanza en transmitirte el dulce sabor que he percibido al leerlo.

Veo en él la contundencia de quien está convencida de lo que dice, y lo hace de la forma más enfática. Anoto el replique del juro y del fui. Es la afirmación del Presente que es sólido y la constatación del Pasado, que lo fue, y dejó su rastro, su huella.

Pasan por el poema Dios, dios, el sol, la luna, las rocas, el árbol, la tierra; y también el placer, el cuerpo de la persona referida, su pelo, su boca, su alma, sus venas; todo ello mezclado con flores que se deslizaban; y, tras este paso por su cuerpo, otra vez vuelta a la Naturaleza, el rayo, el viento, las nubes.

Una conjunción perfecta en perfecto movimiento y perfecta evolución, como si de una Metamorfosis se tratase, como si Ovidio estuviese en las entrañas de este poema; o quizá sean las resonancias del inveterado Eterno Retorno, con una reminiscencia de Heráclito y su Πάντα ῥεῖ [Pánta réi] (Todo cambia, todo fluye).

Y luego están esas imágenes de mujeres con incipiente desnudez, como promesa de la Belleza que se encarna en sus cuerpos, teniendo presente que siempre fue más erótica y más incitante la insinuación del Desnudo que el Desnudo mismo.

Y todo ello, dedicado a una mujer de gran valía, y profundos sentimientos, con una altura moral y una nobleza de Espíritu que la convierte casi en Musa, y que es nuestra adorada amiga Natàlia Senmartí.

Todo un logro, Querida Elena, del que tienes que estar orgullosa tú, y, por supuesto, también la receptora de la dedicación, nuestra común amiga Natàlia.

Y, ya que yo estoy hablando ahora de Max Scheler, te diré que hoy empatizo contigo, y con vosotras dos, más que nunca.

Te envío mi felicitación y un abrazo sinceramente empático, Querida Elena.

Antonio

Julián dijo...

Tez de estrella… ¡Qué intensa tez! Y qué insensa-tez la de la luna pretendiendo ser una gran manzana, protagonista de la la ley de la gravedad. Con ese estruendo, despertando a las bellas durmientes y asustándonos a los feos insomnes, los de la ley de la grave edad. Yo también lo vi , juro que lo vi, y juro que me dejó la habitación llena de astronautas dando saltitos ridículos y grandes pasos para la humanidad.
Es que siempre ha tenido la luna vocación de primadonna, con sus mareas subiendo y bajando como la bolsa, la de la otra gran manzana, sus parturientas rompiendo otras bolsas, sus grillos cantando otras bossas, sus enamorados pidiendo otros besos, sus poetas pariendo otros versos… Y sus per-versos hombres-lobo aullando: Aúúú… Aúúún queremos más y más de estos poemas que nos deja Elena y que nos desmontan pieza a pieza. ¡Menuda pieza, esta luna insensata!
Lo de los estambres y los pistilos lo dejamos para otro rato fuera de horario infantil. Un saludo.

spok dijo...

Queridísima Elena:

Creo que una vez más, tu pasión irrefrenable, abarca todo lo que escribes.

El amor es pasión y no razón y como tal, barre con todo.
Es por ello, que tu al escribir, te revelas huracán, Abres tus entrañas y las muestras al mundo.
Continúa escribiendo, tus palabras son absolutamente necesarias.

Besos y abrazos.

Mayte dijo...

He andado vaganbunda por las letras, de sentimientos y vuelvo a ti para tomarte al vuelo, para que la caída no sea estrepitosa sino es entre palabras, belleza y amor Elena, porque eres grande y hermosa en el Alma.

Un abrazo, amiga mía.

Isabel Romana dijo...

Vuelvo a deleitarme con tu poema y suscribo las palabras de spok: tus palabras son absolutamente necesarias.
Un abrazo muy fuerte, querida elena, Silana enamorada durante una eternidad.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Magnifico el poema, lastima que muchas veces el juramento no sirve de nada, aun asi se lo este dando en los mismisimos Tribunales.
Magnificas imagenes que acompañas las palabras, como siempre.

Ricardo Miñana dijo...

Preciosa combinación de buenas imagenes con tu hermosa poesía,
llena de sentimientos.
un grato placer leerte.
feliz semana.

Soy Lola Petit. dijo...

Al leerte me embarga el silencio y me siento recogida en el vértigo, como una hoja de sauce que cae en otoño.

Entonces me entran dudas: ¿Que fue de la luna golpeando la tierra, y del trueno y del viento y de las guirnaldas de flores? Después del poema, ¿dónde fueron a parar?

Un abrazo, Lola.