miércoles, 11 de julio de 2012

MADRID MARCHA CON LOS MINEROS




Carmen Estébanez



MARCHA NEGRA

Éramos ya muchos miles en Moncloa la noche del 10 de julio de 2012 esperando la llegada de los mineros, 240 mineros, que sentimos en nuestro corazón y en nuestra alma.
Voces que recorren España sostenidas por unos pies desgarrados.
Su llegada estaba prevista a las 22 horas, llegaron a las 23, ¿cómo podrían sostenerse para continuar sus pasos?



Carmen Estébanez


Indescriptible fue la emoción que nos invadió a todos a su llegada, y la que recorrió su espíritu cuando encontraron una respuesta multitudinaria.



Evaristo Valle


Tenía que ser el himno de Santa Bárbara bendita el que uniera el agradecimiento mutuo y profundo.





Un momento único: los mineros hincan su rodilla en tierra y todos entonamos las palabras asturianas.

Miles de personas que de manera pacífica y emotiva nos hemos unido a una marcha negra y nocturna.


Carmen Estébanez


Un grito unía a Madrid con los mineros: "sí se puede". Moncloa, Argüelles, Ventura Rodríguez, Plaza de España, Gran vía, Sol y aquí de nuevo el himno minero.

Día 11 de julio de 2012, la manifestación transcurre desde Colón al Ministerio de la Industria.

"Madrid obrero se siente minero". Gracias, mineros.


Miles de personas reciben a los mineros en Madrid


"Unos dicen que ye Dios,
otros dicen no lo creo"


Carmen Estébanez


Los fulgores de tus extraños ojos
me conmueven, pero no digo nada
pues tú bebes mis lágrimas
sin preguntas.



Carmen Estébanez



Tus manos trazan humaredas negras
que nos miran mientras buscan su
forma y su figura. Si mi pensamiento
las hace crecer, entonces
me inventaría una estrella.



Carmen Estébanez


Quizás tú dibujes un mundo
demasiado lejano para ella.

Espero a que tus manos continúen
su recorrido por mis piernas
y cuando lleguen a la comisura
abierta del sol se desvanezcan.

Allí mis astros encontrarán tu orbe.

Elena Pascual



Evaristo Valle


...

16 comentarios:

Nacho Diaz-Delgado dijo...

Impresionante y desgarradora crónica a pie de calle, casi te imaginamos empuñando pico y pala. ¿Qué decir de los versos finales? Te echábamos de menos por estos lares. No te hagas tanto de rogar. Besos y hasta el jueves

Natàlia Tàrraco dijo...

!!!Elena!!! revivida porque nunca pasas de largo, Elena de pie con Madrid y los mineros, así te imagino, siempre alerta, nunca entregada, alegría leerte de nuevo, amiga, compañera.

Me marcho al norte galego, paso por Ponferrada y veo montañas de carbón como pirámides negras, subo a Ancares la sierra y a lo lejos las Medulas, el oro de Roma. En el paisaje se siente la minería, en sus voces se canta y en sus vidas se sufre. Los mineros gente tiznada de corazón límpido, fuerte, y ánimo de pedernal, de mazo empuñado y caminar trinchando distancias. Se suben de los pozos, descienden a la capital y nunca se doblegan. Dulce Elena, tú y Madrid, el cierto, el que está de pie aunque lo empujen, con ellos, y la gente de toda España, la del trabajo trabajado y ahora amenazado, o sin trabajo, pero no sin grito, sin fuerzas ni canciones.
Ha de notarse esta fuerza, la sentimos, mientras, escupe indiferencia aquella mezquina sin otra tarea de matar la esperanza.

Elena nunca declinas ni fallas, cuéntame en las calles madrileñas aunque no esté, está mi corazón.

Te invento cansada en lo físico, tocada en lo moral, humanas somos,pero estás siempre dispuesta a desgranar palabras bellas que conmueven, imagenes que sacuden. No tardes amiga en decirme algo, te espero tranquila, sosegada y despierta.
Besito con yodo y espumitas Cariñosas.

TriniReina dijo...

Es la mejor de las crónicas y la más fiable de las visiones de todas las que he oído-leído hasta ahora.

Te abrazo

Aristos Veyrud dijo...

Querida Elena Clásica por el momento te dejo este enlace:
Goldman Sachs atraca en Gijón con miles de toneladas de carbón colombiano en plena huelga de mineros

Luego paso a comentar tu publicación.

Abrazos!!!

Isabel Barceló Chico dijo...

Emocionante entrada, querida elena. Tengo mucha confianza en la fuerza y la voluntad de los mineros, que tantas veces se han revelado como uno de los colectivos más valientes, más corajudos en nuestra España. Su dolor nos duele, la injusticia que se hace con ellos, condenando a miles de familias al olvido y la ruina, es insoportable. Nos une el corazón, el saber que lo que piden/pedimos es justo, que sólo haciendo mucha fuerza entre todos se puede contener este acoso y derribo no ya al estado de bienestar, sino también incluso al estado, lo único que puede proteger a los ciudadanos de los caníbales criminales que quienen una sociedad sin ley y con los ciudadanos reducidos a una esclavitud real aunque no legal. Bravo por los mineros y sus familias y las miles o millones de personas que estamos con ellos. Un abrazo, querida amiga.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Mi estimada Elena:

Al ir leyendo esta vibrante y solidaria entrada he ido sintiendo como la sangre se me calentaba más y más en el cuerpo, mezcla de rabia y emoción. Qué día histórico el de España, la España de la solidaridad, la España proletaria, la del pueblo, "la otra España que huele a tabaco y brea", esa que no está dispuesta a que los hijos de Franco, hoy en el poder, la suman en la oscuridad y la pongan de rodillas. Ay, cómo me hubiera gustado estar allí y ser el hermano de corazón y de clase de esos seres humanos, esos hijos salidos desde el fondo de la tierra y unirme a ellos y con todo Madrid haber levantado mi puño y haber entonado ese himno "A Santa Bárbara bendita", cómo me hubiera gustado estar allí a tu lado Elena Clásica y verte con el pueblo y comprobar esa altura solidaria que tienes, ese corazón que te mueve entre el arte y la lucha reivindicativa. Esa "Marcha Negra", junto con "Madrid obrero se siente minero" es el canto más fuerte, más aguerrido que dice que a España no la ponen de rodillas las hienas del fascismo.
Todo en esta entrada mi querida Elena es emocionante y pone las lágrimas en los ojos como ese inmenso poema tuyo que hace un tremendo juego con las pinturas que aquí nos enseñas.
Ahora que España se moviliza contra el fascismo me viene a la memoria el inmenso poema de Pablo Neruda, Alturas de Machu Picchu:

Sube a nacer conmigo, hermano.

Dame la mano desde la profunda
zona de tu dolor diseminado.
No volverás del fondo de las rocas.
No volverás del tiempo subterráneo.
No volverá tu voz endurecida.
No volverán tus ojos taladrados.
Mírame desde el fondo de la tierra,
labrador, tejedor, pastor callado:
domador de guanacos tutelares:
albañil del andamio desafiado:
aguador de las lágrimas andinas:
joyero de los dedos machacados:
agricultor temblando en la semilla:
alfarero en tu greda derramado:
traed a la copa de esta nueva vida
vuestros viejos dolores enterrados.
Mostradme vuestra sangre y vuestro surco,
decidme: aquí fui castigado,
porque la joya no brilló o la tierra
no entregó a tiempo la piedra o el grano:
señaladme la piedra en que caísteis
y la madera en que os crucificaron,
encendedme los viejos pedernales,
las viejas lámparas, los látigos pegados
a través de los siglos en las llagas
y las hachas de brillo ensangrentado.
Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.

A través de la tierra juntad todos
los silenciosos labios derramados
y desde el fondo habladme toda esta larga noche
como si yo estuviera con vosotros anclado,
contadme todo, cadena a cadena,
eslabón a eslabón, y paso a paso,
afilad los cuchillos que guardasteis,
ponedlos en mi pecho y en mi mano,
como un río de rayos amarillos,
como un río de tigres enterrados,
y dejadme llorar, horas, días, años,
edades ciegas, siglos estelares.

Dadme el silencio, el agua, la esperanza.

Dadme la lucha, el hierro, los volcanes.

Apegadme los cuerpos como imanes.

Acudid a mis venas y a mi boca.

Hablad por mis palabras y mi sangre.

¡Vivan los Mineros de España y el mundo!
Para ti Elena mi más grande abrazo.

Carmen MdlR dijo...

Me has emocionado amiga, compañera... crónica preciosa que, si me permites, voy a compartir con mis amigos en ese panel 2.0 que tan poco te llama la atención. Un fuerte beso. Gracias por poner una nota de lirismo y sensibilidad en una tragedia como la que se está viviendo...

Tiberivs Clavdivs Caesar Avgvstvs Germanicvs dijo...

Que beleza de texto, Elena... Viva Espanha! Abraços do Brasil.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A mí, las imágenes de los mineros me estremecieron como hace tiempo no me pasaba.
Besos.

Mayte dijo...

Y tu palabra se alza, justa, fresca, vital Elena, siempre oportuna y llena de belleza, pero sobre todo de fuerza "minera".

un abrazo!

Aristos Veyrud dijo...

Es la bandera de la vida que se eleva desde las profundidades en sus pasiones cárdenas a palpitar versos que llaman al viento fuerte de la justicia.
Es la lucha en un abrazo del corazón y tierra que respira cielo en el pecho de uno y de muchos hasta ser ciudad y multitudes.
Un abrazo querida Elena Clásica!!!

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Elena:

Tu entrada toca las fibras más profundas de mi alma, soy de un pueblo minero, de mineros explotados y sufridos.

Encantado de conocerte.

Un abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Merecido y emocionante homenaje a los mineros luchadores, quizá uno de los grupos que todavía creen en la Libertad, porque los demás, funcionarios incluidos, tenemos la sensación de que esto no hay dios que lo arregle.

¡Abajo la tiranía del dinero, abajo la Dictadura Alemana, abajo el Nazismo económico, abajo la Insolidaria Finlanda, y Viva la Clase Obrera! ¡Y, de camino, que se queden ellos con el €uro que, a mi entender, nos aporta más daño que beneficios!

Un abrazo grande, Querida Elena.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Léase, en mi comentario, Finlandia
en lugar de
Finlanda

manipulador de alimentos dijo...

Qué hermosa crónica!! Muchas gracias, Elena.

Isabel Barceló Chico dijo...

Y tendremos que seguir marchando con ellos, junto a ellos, en defensa de los derechos más elementales que están siendo arrollados sin remilgos, sin piedad. ¡Juntos podemos! Besos, querida amiga, y buen verano.