sábado, 28 de marzo de 2009

la ventana de la poesía

Max Ernst


La poesía resuena en nosotros como la música del mundo.
(Octavio Paz)

Así vive en nosotros, nos toca y su frecuencia nos mantiene despiertos, encantados de la belleza
y no es la belleza el asombro, la relación biunívoca que se establece con las cosas tiernas. La
belleza es armonía, es comunicación, es la resonancia de las frecuencias, olas que nos golpean
como los besos. La poesía toca la puerta, y nos deja perplejos, sacudiéndonos, construyendo
nuevos mundos, nuevas realidades; es el descubrimiento pleno de nosotros mismos. La poesía
es armonía, son las olas senoidales, la ternura representada, esta allí, vive; tiene forma de
ecuación, busca el orden, la armonía. Es la que abre nuevas ventanas para crear nuevos
espacios; los espacios tienen forma esférica, piramidal, son estrechos y amplios, finitos e
infinitos; es la distancia mas corta entre dos puntos, la curva por donde se desliza la ternura.

Por Alberto Destéphen