martes, 7 de diciembre de 2010

YA NO ME ENFADO CON DIOS

Gasté los versos salvajes,
las imprecaciones a Dios
y a los demonios.




Jaroslaw Kukowski


 Me cansé de llamar
al de la Guarda
y de gritarle a la cara
que no existe,
¡que no, que no!





Jaroslaw Kukowski

Ya no me enfado con Dios
ya no le odio,
 ya sé que no existe
y tampoco le odio por ello.
 Muñeca maldita,
solo tronco sin brazos
blanco sello de la muerte.



 Jaroslaw Kukowski


Ya operé mis quemaduras
maldecir a Satanás
los sapos de Anita Ozores,
los cerrojos de las puertas
del Infierno ceden
qué le voy a hacer,
pero yo los condené,
condenados demonios.



 

Jaroslaw Kukowski


Volví a Dante
y a los círculos concéntricos
y resultó ser verdad
que el Infierno es repetición.





Jaroslaw Kukowski


Me sonaba Salinas a cuero crudo
y Juan Gelman a estrellas
de otro universo.

Me cansé de invocar llamas,
mi pobre libido se ahorcó
desesperada una noche.




Jaroslaw Kukowski


Y ahora que se me han gastado
los nombres
los rostros
y el cansancio
cansado de estar cansado...
apareces tú,
y no eres ente
de exitosa sesión espiritista




Jared Joslin


pues,
dime, carita de no haber roto un plato:

¿qué demonios escribiré para ti?





















Jared Joslin





Firmado: Elena Pascual.

De  Escala de nubes Celsius


...

18 comentarios:

Mayteღ dijo...

Escribiráss versos que rocen la divinidad absoluta, en un reposo de belleza, y se los darás a beber, suave, lento como el mejor vino de la vida que mana tu Arte.

Hermoso, Elena...una delicia total, leerte siempre.

Abrazos!

Francesc Cornadó dijo...

Coincido, Elena, contigo, no debemos cansarnos más lanzando nuestros versos contra algo que jamás existió y de haber existido hubiese muerto de asco.
A veces dudo, se nos queda la belleza o el amor, estos dos ideales románticos que también han fracasado.

Salud
Francesc Cornadó

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Enfadarse con Dios es enfadarse con uno mismo y seguir cabreado toda la vida. Mejor, no.
Besos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Mi Querida Elena, Ἑμὴ Φίλη Ἑλένη, Querida Elena Pascual,

¿Qué falta nos hace leer a Nietzsche, ni a Epicuro, ni a Demócrito, ni a Lucrecio, para que digan lo que tú, saboreando las palabras, que son como caramelos de los que compones tus versos, nos dices de una forma más que sublime. Me encanta ese poema tuyo por la novedad que tiene. No veo en él rencor ni amargura alguna hacia los seres, cuya existencia tan magistralmente niegas. Sabemos que Nietzsche decía que Dios ha muerto, pero queda su sombra: se percibe en él una especie de rencor y persecución contra la Divinidad. Todo lo contrario ocurre con tu poema.

Con la maestría de quien domina el tema, escribes con la sencillez y la bondad de una niña, pero, eso sí, una niña prodigio. Así es como te veo yo en este escrito, con reminiscencias a esa época de la niñez, la de las muñecas y los Ángeles. El mismo Satanás, al que también le niegas la existencia, no es tan malo en tu poema como nos lo pintaron de niños. Los entes que aparecen en tu poema son como originarios de un Cuento de Hadas, y, por eso mismo, no tiene importancia alguna que dejen de existir a partir de tus palabras.

Las mismas imágenes que nos ofreces están perdiendo su entidad, quizá con la excepción de los Ángeles y la niña pequeña. Todo es una fantasía, en la que nos presentas seres que, aún sin existir, nos son atractivos. Es que, en el fondo, lo que haces es reafirmar que, aunque Dios no exista, existen sus hijos, que somos la Humanidad entera, con los niños por delante y antes que nada.

Creo yo que hasta el mismo Dios, los Ángeles, y el propio Satanás se tienen que haber sonreído al leer tu poema. Y es que tu poema es tan tierno que hay que concluir que Dios y los Ángeles sí existen, y hasta el mismo Satanás es bueno.

Y luego la imagen esa de Jaroslaw Kukowski que, aún siendo una especie de espectro moderno, nos resulta también simpática.

Y esa reminiscencia del Infierno de Dante, quizá el único que existe, que se nos hace incluso atractivo, por el Arte de la maravilla de la Literatura. Y para concluir, cito esa referencia, ese guiño a los últimos temas tratados por mí, que tan magistralmente han sido comentados por ti:

Me cansé de invocar llamas,
mi pobre libido se ahorcó
desesperada una noche.

Un poema más que magistral, Querida Elena. Desde luego que es todo un lujo poder compartir todas estas experiencias contigo, infatigable Dama, impregnada de los más clarividentes Espíritus que nos han precedido.

Te envío, Mi Querida Elena, Ἑμὴ Φίλη Ἑλένη, Querida Elena Pascual, un abrazo gigante y un beso eterno.

Antonio

Dilman dijo...

El filósofo alemán Martin Heidegger escribe un breve ensayo sobre uno de los capítulos medulares en la filosofía moderna escrito por F. Nietzsche, titulado “De cómo el mundo devino en una fábula” de su libro el “El ocaso de los ídolos”, tal capítulo no pasa de una página y media pero allí se resume toda la historia del pensamiento filosófico occidental, narrando la forma cómo por arte de magia de un momento a otro, el mundo aparece como un todo que se divide en aparente y real, y cómo la filosofía de Nietzsche sienta las premisas para disolver ese mundo. El problema no estriba en disolver el mundo, estriba en que hacer una vez esté disuelto. Unos optan por volver al mundo como en los círculos que refieres en tu poema y repetirse en el infierno hasta la eternidad. Pero otros como W. Whitman plantea el abandono de las viejas enseñanzas y acoger el fluir del mundo a través de la poesía, o como Don Quijote que presa del aburrimiento de su mundo decide partir para vivir extraordinarias aventuras. Sin duda es en el arte donde se encontrarán muchas de las demandas una vez uno disuelva el mundo… “¿qué demonios escribiré para ti?”
Luego de esta experiencia de vértigo decisivo existencial hay un antes y un después que diferencia a los que quedan y a los que trascienden, no hay marcha atrás y así se retorne a los círculos regresará con la marca de haber estado fuera de ellos. Pero una vez fuera de los círculos, cuando se ha mecido en las dulzuras de la música en todas sus sublimes manifestaciones ¿quién quiere volver atrás? Tal vez los primeros pasos sean inciertos, silenciosos, pero serán suficientes para avanzar hacia a los inagotables manantiales de la dicha infinita.
El trabajo poético de Helena Clásica es un ejemplo claro de transformación radical y esencial de existencia, de ser. Que no se dirime en la angustia del abandono sino en el aplomo del simple preguntar.
Como dije antes, en los procesos de metamorfosis siempre hay un antes y un después, luego de ser testigo de tan maravilloso acontecer en este poema, quedo expectante de lo que vendrá luego de ese: “¿qué demonios escribiré para ti?”…
Un abrazo de alta celebración querida Poeta Helena Clásica.

Francesc Cornadó dijo...

Elena, puedes contemplar el lamento del afilador en mi blog.

Salud
Francesc Cornadó

PACO HIDALGO dijo...

¿Para qué enfadarse con Dios, habiendo tantos humanos a los que reprocharles algo?. Excelentes versos llenos de profundidad y excelentes ilustraciones. Un beso.

Natàlia Tàrraco dijo...

Amiga Elena, ya tardabas en ofrecernos tus palabras y esas imagenes inquietantes, misteriosas...

Dejemos a dios en el vacio, no nos enfademos ni le dediquemos versos a sus sordos oídos, sin amargura este desengaño de niños que han perdido ángelitos y demonios, ya maduramos, despertamos sin dios tan tranquilos. El infierno dantesco nos regala versos de alucinaciones bellísimas, o el purgatorio, el cielo está aquí y todo lo demás. En tus hermosas palabras adivino a un misterioso buscador de fragilidad posible para amarla, sin embargo su estampa es de dandy, tiene algo de Mefistófeles, no me fio, lo veo siniestro. Pobre muñeca sin brazos, el alma, eso que anida en el cerebro en el corazón o los intestinos.
Dulcísima Elena, matar ha dios cada cual a su manera, es necesario, un ejercício de liberación suprema, me haces meditar en los versos que nos inventas, exquisitos, me haces ver y sentir que se me escapa algo, un lastre, y me nace otra cosa que aún resulta incierta, como todo.
De buen humor recuerdo a Buñuel: "Gracias a Dios soy ateo"
Te dedico un besito muy cariñoso, tus visitas a mi blog me resultan imprescindibles.

Mistral dijo...

Un placer leerte, gracias por tus palabras en mi blog.
Un cordial abrazo.

TriniReina dijo...

Acaso habrá de buscar y rebuscar sobre qué otro tema escribir, pero que no deje de hacerlo nunca, porque ese don no es comparable con infinidad de dones, y sería un error que a el renunciase.

Abrazos

Natàlia Tàrraco dijo...

Elena, ese péndulo musical, misterioso: "Twin Peaks", de A. Badalamenti, inolvidable.
Esa voz angelical, declaro mi ignorancia; ¿la Callas, Traviata?
Gracias por recordármelo...gracias por traerme esa femenina voz a mis oídos.

moderato_Dos_josef dijo...

Creo que llegar a tu especio es de lo mejor que me ha pasado hoy, día tranquilo como otros o como ninguno?No lo sé pero lo he celabrado y lo seguiré celebrando.
me conformo conque sigas escribiendo así. las pinturas...excelentes.
UN abrazo

helena dijo...

Querida elena, tus versos me hablan de una soledad terrible, cuando ya no hay nada a lo que aferrarse, ni siquiera a Dios, siempre último recurso. Y encontrar el vacío aquí y allá es de una tristeza infinita.
Amenazantes los círculos concéntricos que no permiten la salida a ningún lado.
Y magistral tu poesía, en la que siempre me quedo a meditar.
Un fuerte abrazo.

Thumb dijo...

La eterna duda siempre estara ahí.
Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Como siempre Elena, maravillosa tu maestría para hilar ideas y palabras que se transforman en poesía.

Un Besito.

Isabel Romana dijo...

Sigues haciendo alarde de tu fuerza, de tu capacidad para interpelar dioses y demonios y hacerlos reales, pese a su inexistencia, hacernoslos sentir y pesar, despreciar, escupirles contigo a la cara. Ay, querida, quien así sabe describir la ira, escribirá sublimes versos de amor al recién llegado amado.
Un abrazo inmenso y mi mayor admiración, que por tí no cesa...

Anónimo de la Piedra dijo...

...existirá Dios supuesto que hablamos de El? ...

Lozzano dijo...

Maravillosos versos: no ensañarse con Dios, ni con brujas ni otras quimeras. Evocas al desgaste, al astío ... de vueta ya de todo. ¡Oxígeno para reavivar las llamas de esa libido!.
Para el que aparezca, o para el que desaparezca ... sigue escribiendo así como hasta ahora.
Abrazos Querida Amiga.

RITMO RANCIO dijo...

Querida Elena:
Tremendo poema, magnífico: pensamiento en estado puro, sabiduría, pero también afectos, pasiones...
Eros y Psique en armonía.
Muy apropiadas las imágenes, oníricas y tan reales a la vez.
Pues a pesar de todo hay que seguir viviendo y escribiendo, que es soñar, imaginar, crear...

Sigue escribiendo y deleitándonos con tus poemas
Un gran abrazo de tus amigos