domingo, 13 de septiembre de 2009

Si ya no te he de amar

kris lewis




Si ya no te he de ver
que mi ojos sean lagos turbulentos.

Si ya no soñaré con tu alma,
que la mía se machaque contra el cristal
pues ya no sabrá volar.

Si ya no te he de pintar
con la fantasía alegre de las flores
que mis manos vacíen barreños oscuros
de lodo y espanto.

Si ya no te he de encontrar
que mis piernas tiriten de vacío.

Si ya no te he de amar,
¿por qué el sol sigue expandiendo tu nombre?
¿desde qué arcano tejido sigue existiendo
tu rostro?


Firmado: Elena Pascual





Albert Carel Willink



16 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Porque el amor nunca se extingue.

TriniReina dijo...

...Desde el mural imborrable del alma.

Muy bello, Elena. Un placer de letras e imágenes.

Abrazos

CLsT dijo...

Hermosisimo poema, Elena. Si pudiera estaria ahi contigo, para remar lentamente las dos en esos ojos tuyos de lago.

Eres una poetisa magnifica, Elena. Me encantas.

Un beso
CLsT

carmensabes dijo...

Hermoso y trascendental poema que nos habla del amor en estado puro.
Parece que la protagonista se resiste a pasar a otro plano.
Ella quiere ser dañada, ella necesita ser flagelada, autocastigarse al no tener al ser al que que regala su amor incondicional.

Así pues queda claro que ese amor es ahora cuando empieza a profundizarse más que nunca al querer dejar de amar.

Vano intento, cuando el dolor comienza a aflorar es cuando los sentimientos empiezan a emerger de manera obstinada.

Realmente me ha encantado tu poema, te felicito.

Un abrazo queridísima Elena!!

helena dijo...

Duele menos aferrarse al amor perdido que intentar desterrarlo de la memoria.
Un beso para ti por esta maravilla de poema.

Lozzano dijo...

Desolador tu poema, de adoración al ser amado y amor no correspondido, o tal vez, ¿fallecido, desaparecido?.
Tan bello...tan trágico.
Besitos.

Mayte dijo...

A veces parece que todo se confabula para no dejar atrás el sentimiento que para nosotros ha dejado de latir al unísono del universo...y tus palabras reflejan el color de ese sentimiento, la vida y la rebeldía del destino que no terminamos por comprender.

Hermoso mi querida Elena, transmites mucho, o al menos como a mi me gusta recibirlo!

Bikos :D

Albino dijo...

Elena, ya sabes donde encontrarme, al menos virtualmente. Y estaré siempre encantado con tus versos y con las pinturas que buscas lpra ilustrarlos.
Besos

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Precioso y profundo poema el que nos regalas ahora, querida Elena. En unos pocos versos has sido capaz de exponer toda una ontología del Amor. Me viene a la mente la resonancia del Proemio del “De rerum natura” (Sobre la Realidad) de Lucrecio, donde un poeta ateo hace el mejor elogio que he leído a la fuerza del Amor, generatriz de todo lo existente.

¿Para qué quiero yo los ojos, si no es para verte a ti?
¿Qué sueños placenteros puedo tener, si no puedes ya estar presente en ellos?
¿Para qué quiero yo mi arte, si no lo puedo plasmar en la figuración de tu cuerpo y tu alma?
¿A dónde voy a ir, si ya no puede ser para visitarte a ti?
¿Qué sentido tiene ya la Naturaleza en su totalidad, si tu presencia ya no se me muestra?
¿Qué sentido tiene que los seres vivientes sean nombrados, si tú ya no eres ni nombre?
¿Qué puedo ya hacer yo en este mundo, si no puedo amarte?
¿Qué me importa a mí todo lo demás, si “tú” ya no eres “tú”, sino que te has convertido en la sombra de lo que fuiste?
(Como esas sombras que Eneas y la Sibila visitaron en el Infierno Virgiliano, entrando precisamente por la cueva de Parténope. Son las resonancias veraniegas).

Es que, sin ti, ya nada tiene sentido.
Pero yo quiero seguir viviendo.
Y no renuncio a amarte nuevamente,
a seguirte amando.
Por necesidad, por impulso amoroso,
creo en la Reencarnación,
creo en el retorno de quien se fue.

Es una expresión de lo que me ha hecho revivir tu profundo poema, acompañado de los sonidos más variados, para todos los gustos, de la música que nos has regalado, incluyendo a Bach, que es mi preferido.

Muchas gracias, querida Elena, Ἑλένη, por ese enlace que has puesto en tu columna lateral a mi espacio, con esa imagen de Ovidio, que es mi preferido. Es que, cuando haces algo, amiga Ἑλένη, el arte y la elegancia rezuman por todas partes.

Un beso de amistad,

Antonio

El Profe dijo...

Un poema muy bonito, conseguido. Y acompañado de imágenes que lo ilustran bien.
Recibe un cordial saludo de reencuentro en esta vuelta a empezar un curso más.
Muchas gracias también por la dedicación que le has dado (y le sigues dando) a la poesía de mi blog. Sin tus comentarios (y los de algunas lectoras más) ese rincón no sería tan habitable. Porque todo lo que hacemos es para ser compartido (y desde luego y sobre todo el mundo del arte y la literatura)

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Versos llenos de fuerza y de nostalgia... y hasta de apego

Un saludo desde Medellín

P.D.: Llegué por azar, y quedé agradado con tu BLOG. He de volver.

Edgardo dijo...

No necesariamente se ve con ojos, ni los lagos turbulentos ahogan nuestros recuerdos, dolores y momentos.

No hay cristal que pueda contener un alma como la tuya, encerrándote no conseguirás que nada se solucione, es más, encerrados la vida se nos pasa por delante y la perdemos por completo. El dolor del amor es duro, es complicado, es asfixiante, pero uno puede salir de eso, lo que no es, no es y hay que aceptarlo. Uno debe pelear siempre hasta último momento, pero hay que saber dar vuelta la página.

Puedes volar y debes volar para que la vida, tu vida, se abra y puedas alcanzar la felicidad.

Como dice nuestro amigo Pedro, el amor no se extingue, uno debe aprender a vivir con el, para no morir en vida, para no desperdiciar nuestras vidas.

Un abrazo fuerte.

HologramaBlanco

Odel dijo...

Excelente poema Elema, esta lleno de sentimiento

Loli Martinez dijo...

Precioso e intenso poema , todo vive en el recuerdo .
Vivimos el presente recordando el pasado y planeando un futuro .
Esa mujer con los gladiolos en la mano transmite en su mirada un intenso sentimiento .
Eres maravillosa .
Un beso y una sonrisa .

Marina dijo...

Yo no podría querer a alguien que no me quisiera, me protejo del amor perdido, del amor no compartido. Si doy y no recibo, no vuelvo por ese camino... ya sé que no es fácil, pero se aprende y luego duele menos.
Tu poema es precioso y en "carne viva". Volveré, y casi te tení perdida.
Un beso preciosa.
Voy a enlazarte a mi blog,si me lo permites. Si no quieres, será suficiente un toke.

Andrea dijo...

Preciosos versos para describir el vacío y el dolor que nos invade cuando tratamos de olvidar a quien aún amamos.

Enhorabuena por este espacio, es fantástico y muchas gracias por tu comentario.

Un saludo Elena.