viernes, 1 de mayo de 2009

Eran tiempos muy emotivos aquéllos


Miquel Rivera Bagur



LOS SERES DE PÉTALOS

I.
-¡”Binsi, Binsi”!, -gritaban los pétalos.

-“Vaya, ya está ahí ese fantasioso Binsi”, -dijo mirando por la ventana Rima Flores.

-“Hola, Rima!, ¿Cómo estás Hada Suprema?

-“Si vuelves con tus cuentos, fastidiada”

-“Sí, pero esta vez te traigo rocío invisible, tejido por los espíritus rientes. Toma, para tí”.

-“¿Dónde está?

-“Aquí, en esta cesta. Es invisible”.

-“¡Oh, que tontería. Déjamelo y vete ya, Binsi”.

-“Si nos vemos esta tarde en las briznas”.

-“Bueno, está bien, en las briznas rosas a las 6”. Rima Flores se transparentó en un árbol.
Binsi Pater Nambú tembló, se figuró y se traspasó. A la hora del romero Rima Flores se apareció en sus ojos. Eran tiempos muy emotivos aquéllos.
Poco después, Binsi Pater Nambú nació.



Steven Kenny



II.
Binsi Pater Nambú nació de los pétalos, el día de los lirios, mientras las hadas aladas andaban andarinas, andariegas hacia el alma, dolor de atardecer”.
El Hada Maestra extendió la mano hacia su frente, después el duende colorado hizo tintinear unos traviesos cascabeles en sus oídos y los ángeles del agua lo mecieron en una hamaca llena de quietud.
El encanto del sol le ató su cinta dorada donando lila caramelo, una luz seguida, el perfume del aire lo tocó con ondulada risa, la luna desgajó una violeta brillante y lo coronó.

-¡Alhelíes!, sonaba el aire.
-¡Pistilos!, acariciaba el calor.

Germán Gervasio llegó cargado de reflejos y se tumbó por la hierba.
Llegaron las hermanas Salada y Sara Sansara para coserle el hilo misterioso en las líneas de la mano.
Dunia Runa hizo descolgar las letras de su nombre. Tallos después, feliz, Flora Florescente, vibró estremecida.
Binsi Pater Nambú reía.
Transcurrieron 7 años, Binsi Pater Nambú volaba sobre los árboles y besaba el brillo. Cuando volvieron las flores, volvió serena Sabina Severina.
Binsi se extendía como las puntas del espejo gigante y se enamoraba por el río visitado.
Miles de hilos destejían inexistentes destellos para animar el alma de paraguas de oro.

-“Yo te he conocido”, le dijo Rima Flores en un interludio feliz y Binsi Pater Nambú la creyó.



Esteve Francés





16 comentarios:

CLsT dijo...

wooouuu jajajaja que bonitooo!!

_ Viva Elena!!- grito CLsT
_ Vivaaa!! _ respondieron a coro las Isabellas, y giraron y giraron por el prado de la primavera...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Sin duda alguna es para creerla.

spok dijo...

Una vez más, nos deleitas con una poesia evocadodra y de rara belleza.
Como se nota, que la primavera esta ya aquí.
Bien por Elena Clasica.
Elena Clasica for ever again.
Salu2

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena,

Yo, que me acuesto con Ovidio, o mejor dicho, con “Las Metamorfosis” (Entiéndase bien: “con el libro” en la mesita de noche, porque uno es antiguo y prefiere siempre estar acompañado de lo femenino, ¡faltaría más!), enciendo el ordenador y me encuentro con esa Binsi que bien podría ser una de esas maravillosas metamorfosis que nos explica el autor latino, ¿qué sé yo? El nacimiento de la flor de narciso, o el jacinto, o el heliotropo, o incluso el mismo nacimiento de Adonis, y su muerte metamorfoseado en anémona, o el nacimiento del incienso, y todo eso.

Todo eso es el bonito relato que nos regalas con tu Binsi, y los pétalos, y las brisas, y el sonido del aire, y las caricias al calor, y mucho más.

Es delicioso todo lo que escribes. ¿Podría por un momento poner una “H” en tu nombre y llamarte “Helena” para que parecieses más clásica todavía? Es que pareces la parte femenina de Ovidio cuando te pones a escribir. Una delicia.

Otra cosa: el comentario que has hecho en mi espacio reúne todas las características de lo sensual, lo vivo, lo verdadero, lo erótico, el “dejarse ir”, la conexión con lo báquico, la desconexión con lo racional, es el instinto en su más noble y sublime significado, es la locura erótica de la que hablaba Virgilio en el libro tercero de “Las Geórgicas”. Es la riqueza y la perfección de todo lo que está vivo.

Con tu permiso, mañana, porque ahora es un poco tarde, incorporaré tu precioso comentario al cuerpo de la ENTRADA, debajo de una de esas estatuas clásicas y sensuales que he puesto allí.

Te envío un beso de amistad, porque no puedo, sin tu permiso, enviarte uno de ésos que le daba Pigmalión a la que luego sería su compañera de vida, ese Pigmalión que tan bien conoces tú.

Amiga Elena,

Un beso,

Antonio

Isabel Romana dijo...

Toda tu historia desprende un hálito primaveral rejuvenecedor. Me gusta, me gusta tu territorio de las hadas, ese gran desconocido. Besos, querida elena.

carmensabes dijo...

Querida Elena, similitudes surrealistas, metáforas metafísicas, apóstrofes singulares y apasionadas componen tu escrito.

Todo tu talento es una hipérbole, una exageración de los sentidos, una alegoría esencial para acariciar el alma de quién lee semejantes y divinos textos...

Un abrazo mi admirada Elena.

Anónimo dijo...

Buenos días:

..."Yo te he conocido"...le dijo Rima Flores.
¿Ves, Elena?, también las Hadas tienen mejor memoria...
Binsi era tan gracioso...
Y el rocío tejido por los espíritus rientes, aunque invisible, tan verdadero...
Ya se sabe: los seres de pétalos son así...
Y en primavera, todo es tan emotivo...

Saludos. Gelu

Carla Tormenta dijo...

Sería un bonito detalle que me deleítaras con este cuentito tan sublime en directo, recitado por tí, en clase, sería mucho pedir Seño????

Me gustan mucho los personajes, ojalá la vida nos traiga sensaciones como las que se extraen de tu prodigiosa mente!!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena,

Te dejo aquí también, para mayor comodidad tuya, el comentario que te he dejado en mi espacio:

Elena Clásica,

Ya lo ves, ¡es tan fácil y tan bonito hablar bien de las mujeres, y, sobre todo, de las madres! Es que, para un hombre, no hay mejor complemento que una buena mujer o, si lo prefieres, una mujer buena. Yo, que tengo formación clásica, nunca entenderé por qué esos imbéciles de Griegos y Romanos (también los hay ahora) trataron y tratan tan mal a las mujeres.

Te envío un beso y esas flores que he puesto en mi entrada,

Antonio

PS: ¿Te pareció bien que incluyera en el texto de la entrada el delicioso comentario que me enviaste para mi "ONTOLOGÍA"?

Puestos a comentar, podrías comentar también tu propio texto. ¿No te parece?

Otro beso,

Antonio

E Bosch dijo...

Hola Elena,

Entro a tu blog para agradecer tus comentarios en el mío.
Agradezco también que menciones a los autores que ilustran tus entradas.
Te dejo una dirección que visito a menudo: http://www.poemariodemujeres.com/.

Un saludo muy cordial.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Elena,
Ἑλλένη ἙΛΛΈΝΗ Ἑλλένα ἙΛΛΈΝΑ,

Aquí tienes tu nombre, escrito en Griego, en mayúsculas y minúsculas, en Jónico-Atico y en Dórico... Por si te interesa.

Y no te andes con la timidez y el pudor, que a ti te sobra, para dar y regalar, categoría y altura, para estar donde quieras y escribir lo que quieras, cuando te venga en gana.

Un beso te envío y un abrazo,

Antonio

SERGRIND dijo...

hola elena clasica,por aca devolviendote el saludo!!!
y claro que dentro de lo grotesco tambien puede haber arte,el arte se representa de muchas formas,hasta en lo mas bizarro!!

un saludo!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena,

Me siento abrumado por tus exquisitos comentarios. Alcanzan éstos una inspiración y una exquisitez tal que superan cualquier palabra que yo pueda decir. Como era de esperar, he incorporado, con tu permiso, ese comentario a la entrada principal, porque es como un broche de oro a lo que yo escribí. Muchas gracias.

A propósito de mi último comentario, tengo que decirte que cometí un error, fue una especie de “lapsus”, y me veo en la obligación y la necesidad de corregirme a mí mismo.

Sobre tu nombre yo escribí:

Ἑλλένη ἙΛΛΈΝΗ Ἑλλένα ἙΛΛΈΝΑ

En realidad, sobra una “λ”, “Λ”

El nombre correcto es:

Ἑλένη ἙΛΈΝΗ Ἑλένα ἙΛΈΝΑ Helena (Elena)

Lo que me pasó es que lo confundí con:

Ἑλληνικός ἙΛΛΗΝΙΚΌΣ Helénico (“Hel•lènic” en Catalán)

Y no hay ninguna relación entre ambas palabras.

Muchas gracias por todo y un beso enorme. Seguiremos colaborando.

Un abrazo,

Antonio

carloscbm dijo...

Como se puede besar el brillo???

Ah sí, ya sé, es tu brillo, es tu talento que irradia algo más que brillo, diría que se trata de algo celestial, no sé, algo apocalíptico??

Cuando paseaba el otro día en una de mis naves, me pareció reconocerte entre una estrella que brillaba más de lo normal.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Elena, Ἑλένη,

Sibyla, que tiene un blog excelente,

http://elblogdesibyla.blogspot.com/

Me ha dejado un comentario que te transmito por la parte que te pertenece:

“Hola Antonio!

Es excelente ver y leer la compenetración literaria que disfrutas con amigas como Soledad y Elena.
El respeto y la admiración van unidos por ambas partes. Es una delicia cuando se consigue la comunión de almas.

Enhorabuena y un abrazo”

Tiene toda la razón del mundo, porque para mí es un gran placer colaborar contigo de una forma tan compenetrada.

Un beso y un abrazo,
Antonio

Capuchino de Silos dijo...

Sigo su blog que me parece precioso e muy interesante.
Si quiere se puede pasar por el muy humilde capuchinodesilo.blogspot.com que es el mío. Pero, por favor, discúlpeme,no tiene la calidad literaria del suyo.
Muchas gracias por su trabajo.